Madres luchando por la legalización del cannabis para salvar a sus hijos


[Total:1    Promedio:5/5]


Pocas cosas en este mundo pueden igualar al amor de una madre, y no tengo ninguna duda de que la prohibición no es una de ellas.

 

Hoy nos encontramos con las mujeres guerreras – las madres coraje luchando desesperadamente para tratar a sus niños usando marihuana y productos medicinales derivados del cannabis.

 

Con demasiada frecuencia estas mujeres no sólo están teniendo que luchar contra todo pronóstico, tambien contra sus médicos, la ley y hasta los mismos servicios que se han establecido para ayudar a curar y tratar las dolencias de sus descendientes y para proteger su salud.

 

El hecho de que a los niños enfermos se les priva el acceso a medicamentos que han demostrado que funcionan para las mismas condiciones en otros países, es uno de los más viciosos e insidiosos productos de la prohibición.

 

Lejos de disuadir a que estas madres tengan acceso a estos medicamentos, la ley sólo está para perjudicar aún más a estos niños, negándoles los medios que pueden disminuir o poner fin a su sufrimiento.

 

Muchas madres están allí afuera luchando todos los días para obtener el mejor cuidado posible y el tratamiento para sus hijos – aquí nos enfocaremos en tres ejemplos de alto perfil.

 

Vera Twomey

Vera Twomey Foto: Irish Times

Vera Twomey Foto: Irish Times

 

Vera Twomey que previamente ha completado una vuelta de 162 millas de su casa en Cork al Parlamento irlandés para tratar de llamar la atención sobre la difícil situación de su hija Ava.

 

Vera está luchando para tener acceso al aceite de cannabis para el tratamiento de su hija, que tiene una forma rara de epilepsia conocida como síndrome de Dravet, que está siendo tratada con éxito por otros padres utilizando aceite de cannabis con alto porcentage de CBD y bajo THC.

 

Por desgracia, si búscamos Cannabis o Cannabinoides en la Web de la Fundación Dravet no encontraras ninguna información sobre el cannabis o el CBD. Esto es trágicamente otro caso de una Caridad que está siendo absorbida por la propaganda que rodea la Marihuana hasta tal punto que en realidad está haciendo daño a estas organizaciones benéficas y a los patrones que están destinados a ayudar negando mencionar tratamientos potenciales.

 

El modelo de tratamiento estándar para el síndrome de Dravet es un curso continuo de Stiripentol o Valproate, ambos de los cuales vienen con efectos secundarios de gran alcance incluyendo náuseas, cambios dramáticos en apetito, pérdida del pelo, depresión, problemas de memoria, pensamientos inusuales, nerviosismo, diarrea y la lista continua… La benzodiazepina también parece utilizarse para ataques de larga duración, pero a menudo es insuficiente.

 

Esto contrasta con los productos derivados del cannabis que están siendo utilizados en otros países para tratar el síndrome de Dravet con poco o ningún efecto secundario – estos productos pueden dar a los niños una calidad de vida que de otro modo se les niega por la prohibición.

 

Charlotte Figi, por ejemplo, es una niña de Colorado que también sufre de síndrome de Dravet. Los hermanos Stanley cruzaron una cepa especial de Cannabis baja en THC y alta CBD, nombrada en primer lugar “la decepción del Hippie” por su bajo contenido de THC, pero más tarde cambió el nombre a Charlotte’s web y después la joven Charlotte.

 

La extensa investigación de Vera, según ella, le ha demostrado que combinar el tratamiento del CBD con THC podría dar a Ava un avance que podría permitirle la oportunidad de experimentar una mucho mejor calidad de vida. Pero como el THC sigue siendo ilegal en Irlanda, cuando regresó recientemente de España, donde obtuvo legalmente la medicación que contiene THC, fue detenida y después de un interrogatorio de dos horas, liberada sin la medicación de Ava.

 

“Este medicamento está disponible en toda Europa. No estoy haciendo nada malo. No debería ser ilegal en este país. Está permitido en 11 países diferentes de Europa, Estados Unidos, Canadá, Australia, no pueden estar todos equivocados”.

 

“Esto es lo que podría salvar la vida de mi hija, y por eso fui (España). Lo que debe suceder ahora es que la legislación se haga efectiva para que personas como nosotros podamos recibir el tratamiento para nuestras familias”, dijo Vera.

 

Extensa investigación de Vera

La extensa investigación de Vera, le ha demostrado que combinar el tratamiento del CBD con THC podría dar a Ava una mucho mejor calidad de vida.

 

Hablando después, la Sra Twomey dijo que era una “injusticia completa” que el medicamento basado en el cannabis, el THC, fuera requisada por las autoridades irlandesas.

 

“Me gustaría que el ministro Simon Harris haga algo más para que yo no tenga que viajar a Barcelona – ¿por qué tendría que hacer eso? Este es mi país, esta es mi hija en este país, elle merece la medicación en este país!”

 

La dolorosa ironía aquí es que ya hay un medicamento basado en el cannabis que se está desarrollando para tratar esta y otras formas de epilepsia en el Reino Unido por GW Pharmaceuticals. El producto se llama “Epidiolex”. En un estudio más reciente sobre el Epidiolex, GW anunció que “Epidiolex logró el criterio de valoración primario de una reducción significativa en convulsiones convulsivas evaluadas durante todo el período de tratamiento en comparación con un placebo”

 

“Estos estudios controlados con placebo demuestran que Epidiolex proporciona reducciones clínicamente significativas en la frecuencia de las crisis, junto con un perfil de seguridad y tolerabilidad aceptable”, declaró Orrin Devinsky, MD, Universidad de Nueva York Langone Medical Center Centro de Epilepsia integral.

 

El fármaco viene en forma de un líquido viscoso que se dispensa en goteros de jeringa. Contiene 98% de CBD, y THC no-psicoactivo. El resto se compone de trazas de otros cannabinoides y fácilmente podría prescribirse en el NHS.

 

Charlotte Caldwell

Charlotte Caldwell y su hija

Charlotte Caldwell del condado de Tyrone, Irlanda del Norte

 

Charlotte Caldwell del condado de Tyrone, Irlanda del Norte ha estado luchando para salvar la vida de su hijo epiléptico Billy desde su primer ataque de seis horas de duración a sólo cuatro meses de edad.

 

Cuando los medicamentos fallaron, los médicos del Hospital Real para Niños Enfermos de Belfast le dijeron a Charlotte que no había nada más que pudieran hacer por su hijo y lo enviaron a casa diciendo que debía estar lo más cómodo posible dandole a Billy sólo seis meses de vida.

 

Charlotte encontró un centro médico en Chicago que podría proporcionar pruebas y tratamientos

Charlotte encontró un centro médico en Chicago que podría proporcionar pruebas y tratamientos que no estaban disponibles en el NHS

 

Mientras que desesperadamente siguío investigando online, Charlotte encontró un centro médico en Chicago que podría proporcionar pruebas y tratamientos que no estaban disponibles en el NHS. Empezando por ponerse en contacto con el periódico local, Charlotte fue capaz de recaudar los $ 400,000 requeridos para que Billy recibiera el cuidado que necesitaba y así en septiembre de 2007 Charlotte y Billy se mudaron a una propiedad en Glenview (Chicago) y él comenzó la evaluación y el tratamiento. La cirugía se descartó desde el principio, por lo que la terapia ocupacional intensiva y una estricta dieta baja en proteínas e hidratos de carbono (que se ha demostrado para reducir las convulsiones) fue elegido para Billy.

 

18 meses más tarde y con la vida de Billy siendo el polo opuesto completo de cuando llegó a los EE.UU., la familia se trasladó de nuevo al Reino Unido en 2009. Lo hicieron con garantías del ministro de Salud Michael McGimpsey que el tratamiento de Billy podría continuar en Oxford, Inglaterra y el costo de su cuidado estaría cubierto.

 

18 meses más tarde y con la vida de Billy siendo el polo opuesto completo de cuando llegó a los EE.UU.

 

Tras un cambio de turno por parte del Ministro de Salud, Charlotte se vio obligada a pedir prestados 30.000 libras esterlinas en préstamos de bancos y familiares antes de que el ministro volviera una vez más a estar de acuerdo en pagar el tratamiento de Billy.

 

“Estoy completamente desconcertada y aturdida por lo que hemos tenido que pasar, porque es la vida de Billy y sólo estamos tratando de darle el mejor comienzo posible en la vida.”

 

Después de que la salud de Billy se hubiera deteriorado, Charlotte se lo llevó una vez más para el tratamiento en los EE.UU.. Después de una temporada costosa en Los Ángeles que les dejó sin hogar a los dos, mientras tuvieran que pagar el tratamiento, pudieron regresar a su casa de Castlederg después de volar al aeropuerto de Dublín, donde pasaron por la aduana con un suministro de aceite de cannabis.

 

Como el suministro esencial de Billy de aceite de cannabis que contiene CBD y una pequeña cantidad de THC comenzó a agotarse, Charlotte temió una vez más por la vida de su hijo.

 

Con sólo unos pocos días para finalizar la medicación que ha mantenido a Billy más de 80 días libres de crisis, y sin aceite todavia en el Hospital Royal Victoria, Charlotte se declaró con su médico de cabecera que accedió a prescribir la medicación que Billy necesitaba tan desesperadamente a su propio riesgo.

 

Dr O’Hare describió la situación como ‘única’. “Cualesquiera que sean los aciertos y errores, tuvimos un niño que se había beneficiado, y el bienestar del niño era de suma importancia, sobre esa base emitió una receta”

 

“Sé que podemos hacer esto y no sólo para Billy, tambien para muchos de nuestros seres queridos que pueden beneficiarse del cannabis medicinal.”

 

A principios de mayo, Billy tuvo que volver a en los EE.UU. en espera de tratamiento especializado.

 

Cabe señalar que los productos derivados del cannabis tampoco se mencionan en las guías de tratamiento de la epilepsia del Instituto Nacional de Salud y Atención a la Excelencia, manteniendo, los sucesivos informes gubernamentales que “el cannabis no tiene valor medicinal”.

Callie Blackwell

Callie Blackwell

Callie Blackwell

 

El hijo de Callie Blackwell, Deryn fue diagnosticado con leucemia en 2010 a la edad de 10 años y más tarde en 2012 nuevamente -esta vez con una forma muy rara y bastante agresiva de cáncer; Langerhans Cell Sarcoma. Esta es una condición tan rara que menos de media docena de personas son diagnosticadas actualmente.

 

Se piensa que es el único paciente luchando contra ambas condiciones, Deryn ha sido llamado “El niño de 7 mil millones”, que es también el título del libro que su madre Callie ha escrito acerca de su viaje por las familias a través de los estragos del cáncer a las alegrías entusiastas de recuperación.

 

En 2013, después de casi 4 años de visitas al hospital, diversos tratamientos dolorosos e invasivos y la quimioterapia, parece que sólo había una cosa que queda para el jóven Deryn – opiáceos para aliviar su dolor persistente y la ansiedad. Fue trasladado a cuidados paliativos para niños, donde parecía que su vida trágicamente corta, pronto llegaria a su fin – Deryn incluso comenzó a planificar su propio funeral.

 

Como cualquier padre en una posición similar, Callie estaba desesperada por encontrar algo para aliviar el sufrimiento de su hijo, y de la misma forma en que Charlotte descubrió el médico en Chicago que, en última instancia salvó la vida de Billy, Callie dedica todo su tiempo libre a la investigación.

 

“Me pasé horas y horas investigando en internet, y ahí es donde me encontré con los informes de una sustancia llamada Bedrocan, un analgésico basado en el cannabis que no se prescribe en el Reino Unido. Sin duda, tenía que ser una mejor opción que la morfina que adormecer la mente? Pero el médico me dijo que si bien era efectiva, que no había sido probado en los niños y no podía prescribir ese medicamento”.

 

Fue en este punto que hicieron lo que cualquier padre haría cuando se enfrentan a circunstancias similares. En el desafío de las leyes británicas draconianas de la droga y arriesgar hasta 5 años de encarcelamiento por posesión, Simon, marido de Callies busco un distribuidor local en una estación de servicio cercana para conseguir el cannabis con el cual hicieron entonces una tintura para introducir en un Vaporizador para, esperanzadamente aliviar el sufrimiento de Deryn.

 

A pesar de que se le dieron sólo días para vivir, Deryn luchó su camino de regreso desde el borde a medida que su cuerpo comenzó a producir glóbulos blancos en una recuperación milagrosa.

 

Deryn luchó hacia una recuperación milagrosa.

Deryn luchó su camino de regreso desde el borde a medida que su cuerpo comenzó a producir glóbulos blancos en una recuperación milagrosa.

 

Para probar la teoría de que era de hecho el cannabis que estaba ayudando a Deryn Callie, retiró la tintura de cannabis y vio el recuento de glóbulos blancos de su hijo caer de nuevo. Después de ver el alivio que Deryn obtuvo del vaporizador, empezó a preguntarse si una dosis mayor administrada por vía oral tendría un mayor efecto terapéutico. Usando una jeringa de repuesto, sacó 5 ml de la tintura y se la dio a Deryn y en 30 minutos estaba visiblemente más tranquilo y menos ansioso, diciéndole a Callie: “Me siento relajado, estoy al tanto de todo. Sólo me siento en paz, es hermoso “.

 

Deryn comenzó a declinar las poderosas drogas anti-enfermedad a las que se había convertido en adicto y en los días siguientes, los dolores a largo plazo que habían devastado su cuerpo comenzaron a disminuir y desaparecer. Su dedo que estaba ennegrecido y moribundo sanó y él lucho contra tres infecciones potencialmente fatales – más tarde, su médico de cuidados paliativos anunció a la familia que ya no creía que Deryn se estuviese muriendose.

 

 

Ahora va viento en popa en la recuperación despues de haber pasado su GCSE, Deryn está llevando a cabo una carrera como jefe vegano.

 

“Realmente lo intenté todo y realmente rogué al hospital que nos ayudara en todas las ocasiones, y realmente no había nada más que pudieran hacer. Me quedé desesperada y dispuesta a probar cualquier cosa, y me alegro de haberlo hecho”, dijo Callie Blackwell.

 

Como se comentó anteriormente, estos ejemplos sirven para poner de relieve la necesidad urgente de la reforma sobre la ley del cannabis, estas madres asombrosas y sus valientes hijos no estarían aquí hoy si no tuvieran la fortaleza de levantarse y decir NO a la prohibición y haciendo todo lo que está en su poder sanando ilegalmente a sus hijos.

 

Bajo nuestro marco legal actual, estas madres son criminales y sus hijos condenados a morir, ya no se puede permitir que esto siga así.🤔

 

Fuente y Fotos: ismpkemag – Por Simpa Carter

COMPARTE

the author

Aprendiendo y aportando conocimiento cada día al sector cannabis. Escribo noticias de actualidad y entradas relacionadas con el cultivo del cannabis.
Aunque los resultados pasados sean muy positivos, recuerda: siempe son mejorables.

No comments yet.

HAVE SOMETHING TO SAY?